Feria de Primavera y Fiestas del Vino Fino

    


Antecedentes históricos

En sus inicios, surge a partir del comercio de ganado tradicional, en el que ganaderos de diferentes localidades acudían para cerrar sus tratos. Esta feria ganadera, "La Feria del Ganado", se celebraba por la mañana, a las afueras de la ciudad, mientras que por la noche se celebraba una velada nocturna en la llamada "Feria de la Victoria".

Con el tiempo, la Feria del Ganado desapareció y esta fiesta nocturna extendió su horario festivo, derivando en la actual feria a medio camino entre el evento regional y la feria ambulante, con características típicamente andaluzas (casetas, sevillanas, etc); en definitiva, un punto de encuentro de toda la sociedad portuense y sus visitantes.

 

Fechas

Se celebra siempre en primavera, de ahí su nombre, y siempre después de la Semana Santa, normalmente empieza el último miércoles del mes de Abril. Suele celebrarse habitualmente justo después de la Feria de Abril de Sevilla, primera de las ferias andaluzas, siendo la de El Puerto de las segundas. Viene a tener una duración de cinco días (de jueves a lunes), aunque ya el miércoles anterior se realiza la prueba de encendido de alumbrado y son muchos los visitantes -principalmente portuenses- que se acercan a disfrutar de la Feria. 
 

Recinto ferial

El Real de la Feria ha ido cambiando con el paso de los años. En los años 60 la feria del ganado se celebraba en lo que hoy es el Polígono industrial El Palmar, mientras que la "Feria de la Victoria" se celebraba en el parque del mismo nombre. En los 70 se trasladó a la zona de Crevillet para pasar, ya en los 80, a su actual ubicación en el Reciento Ferial de Las Banderas, en las afueras de la ciudad, en la carretera de Sanlucar. Es allí donde suele desempeñarse toda la actividad festiva, además de los típicos concursos para los jinetes y para la decoración de casetas.
 

 

Dedicatorias

Desde el año 1998, es costumbre dedicar la feria a alguna comunidad autónoma o provincia que tenga cierta relación con la ciudad. Así, ha sido dedicada sucesivamente a:


FERIA AÑO 1998
DEDICADA A 
MADRID

FERIA AÑO 1999
DEDICADA A 
EXTREMADURA

FERIA AÑO 2000

DEDICADA A 
CANTABRIA

FERIA AÑO 2001

DEDICADA A 
GALICIA

FERIA AÑO 2002

DEDICADA A 
ALICANTE

FERIA AÑO 2003

DEDICADA A 
JAÉN

FERIA AÑO 2004

DEDICADA A 
CASTILLA Y LEÓN

FERIA AÑO 2005

DEDICADA A 
ARAGÓN

FERIA AÑO 2006

DEDICADA A 
VIZCAYA

FERIA AÑO 2007

DEDICADA A 
CEUTA

FERIA AÑO 2008

DEDICADA A 
NAVARRA

FERIA AÑO 2009

DEDICADA A 
VALENCIA

FERIA AÑO 2010

DEDICADA A 
OPORTO

FERIA AÑO 2011

DEDICADA A 
CÁDIZ

FERIA AÑO 2012

DEDICADA A 
PAISES IBEROAMERICANOS
 

 FERIA AÑO 2013
DEDICADA A 
LA RIOJA

 FERIA AÑO 2014
DEDICADA A 
EEUU y BASE NAVAL ROTA

FERIA AÑO 2015

DEDICADA A 
SEVILLA
   
    FERIA AÑO 2016
DEDICADA A 
MÁLAGA
FERIA AÑO 2017
DEDICADA A
JEREZ DE LA FRA.
 
 
               

 
 

 
Con este motivo, suele darse el nombre de la comunidad a una calle del recinto ferial. También suele escogerse a la persona nacida en esa localidad que más tiempo lleve viviendo en la ciudad para que encienda el alumbrado con el que se da inicio a la feria o lance los cohetes de despedida. Además, la comunidad en cuestión monta una caseta en la feria donde ofrece la mejor información turística de la tierra: se ofrecen productos típicos, se organizan actividades,...
(*) Ponen casetas cada año desde su dedicatoria
 

Rasgos típicos

Como típica feria andaluza que es, la del Puerto se distingue por algunos rasgos característicos:
El uso de CASETAS de feria, donde la gente acude a bailar y a encontrarse con amigos y conocidos.
Un rasgo característico de la feria portuense, frente a otras ferias andaluzas, es la apertura de sus casetas: no es necesario ser socio o conocer a quien monta la caseta para entrar en ella y consumir cualquiera de los platos típicos de estas fechas.
El empleo de vestimentas tradicionales: TRAJE DE CORTO para el hombre que monta a caballo y, sobre todo, VESTIDO DE GITANA para la mujer, para lucirlo mientras baila.
El acompañamiento de SEVILLANAS, típica música andaluza que se canta y baila por doquier. La caseta de feria es el lugar adecuado e idóneo para este tipo de baile.
El consumo de VINO FINO. La bebida típica de la feria es el vino fino, que muchos, en los últimos años, gustan de mezclar con sodas de lima, combinación conocida como REBUJITO.
La degustación de comida tradicional. La comida es bastante variada, pero destacan los mariscos, la Mojama, el pescaíto frito y guisos típicos, además de las tradicionales comidas de feria: Tortilla española, pimientos fritos, pinchitos, etc. También se consumen caracoles, lechugas, churros con chocolate...